22 noviembre 2010

Ahí, aguantando.

Estaba pensando muy seriamente llamar al trabajo y decir que hoy no puedo ir, que me encuentro muy mal.

Me he metido en la ducha después de poner el ipod en sus altavoces en modo aleatorio y han sonado sucesivamente Born in the USA de Bruce Springsteen, Basta de blues de M-Clan, Wild Horses de The Rolling Stones, Sí quiero de Andrés Calamaro y Story of Isaac de Leonard Cohen.

Ahora John Fogerty me está cantando Proud Mary. Me he puesto un vestido.

Y creo que voy a ser capaz de get through this lonesome day.

Ya no queda nada.

Dice shuffle song que Dead or alive. No sé por qué tengo todavía a Bon Jovi en ese ipod.

19 comentarios:

Daeddalus dijo...

Tener a Bon Jovi en el iPod es algo que no se debería contar... yo lo tengo, pero no lo cuento... bueno, a Bon Jovi y otros tantos inconfesables ;)...

Y por supuesto que vas a ser capaz, eso ni lo dudes... con el día de hoy y con los y lo que esté por venir.

esperanza dijo...

Yo sólo un modestillo MP4. Pero puestos a confesar mira lo que tengo yo en el mío. Y que conste que eres la única a la que se lo he dicho. Ni los más allegados.
Pero es que esto sonando cuando vas a toda pastilla en la bici o cuando viajas en el tren viendo el sol de otoño...
No me quiero justificar. Con mi edad ya está bien. A ver si no puedo escuchar lo que me dé la gana.
Ahí va. Metric
Besos.

Carmela dijo...

Bueno pues si la tarde va de confesiones inconfesables, te diré lo que me gusta oir en determinados días, aunque ello me delate ya que seguramente tú escucharías por esa época preciosas nanas

k dijo...

En realidad, Bon Jovi no es inconfesable. Es que no me gusta.

Espe... lo he intentado, pero no he podido... este grupo sí es una cosa inconfesable en condiciones :D

Carmela. No sé. Si Lou Reed es inconfesable... me pregunto de qué presumes... ¿Manolo Escobar?

El día pasó, Dae, y una vez más, no nos hemos muerto por fingir que no pasa nada.

Daeddalus dijo...

No, no nos hemos muerto, aunque hay días en los que siento que un trocito de mí si lo ha hecho, y tengo serias dudas de que algún día vuelva cual Lázaro revivido de entre los muertos. No sé, aunque justo ahora, a las 8:31 de la mañana, no me importa. Ya veremos cuando lleguen las 8:31 de la tarde.

jafatron dijo...

Por alguna razón que desconozco llevo toda la mañana con una canción de los Bee Gees en la cabeza y así no hay manera de ponerse trascendental, aunque esto también me hace pensar que quizá algunos días no es bueno dejar que el random del iPod decida qué música nos va a influir el ánimo por la mañana.
No sería mala idea tener, como Jack Nicholson en "As Good as It Gets" deberíamos, una lista de reproducción para cada momento. O por lo menos para algunos momentos.

Anónimo dijo...

Supongo que lo interprté al revés. y no, no me gusta Manolo Escobar. Pero quizás tenga que darle al vista previa.
Enfine

carmela151157@gmail.com dijo...

Jo, ya no me sale ni la dirección, aunque supongo que el Escobar me identificó.
Saludos

Daeddalus dijo...

Yo la tengo, una lista para cada estado de ánimo, para cada momento...

Y aunque no se trate de ninguna competición este último sábado, de madrugada, cuando llegué a casa, me puse a escuchar a Juan Pardo... a ver quién supera semejante confesión más inconfesable...

k dijo...

Dae, a mí me importa más a las a.m. que a las p.m. Odio madrugar.

Jafa, la canción que yo tengo en la cabeza es la que da comienzo a Solo ante el peligro, que es malísima y al mismo tiempo tiene algo muy, muy especial. El random ayer me ayudó a su manera. Simplemente música, guitarras, voces, para sacarme de ese sitio tan raro donde estaba metida. Funcionó. Lo de las listas de reproducción es algo que debería empezar a poner en funcionamiento. Pero me da pereza.

Carmela, la idea de algo "inconfesable" es porque te avergüenza, simplemente. Nadie en su sano juicio se avergüenza de Lou Reed. Te puedes avergonzar, como Esperanza, de la banda sonora de Crepúsculo o de Juan Pardo (vamos a darle el premio a Daeddalus esta vez!, al menos por ahora). Yo tendré que buscar a ver qué sale, pero soy poco de placeres ocultos de ese tipo :D

Por otra parte, seguramente estás usando la casilla incorrecta para poner tu nombre, y por eso no te sale la dirección del blog, pero no te preocupes, te había reconocido :)

jafatron dijo...

...no se me ocurre a qué estado de ánimo o momento puede pertenecer Juan Pardo...

carmela dijo...

Ya , si es que hoy no es mi día, más bién pasá por agua, como el tiempo, lo entendí completamente al revés. Ya pensaré cuándo esté mas lúcida mi canción inconfesable, que las hay.
Y me sumo al premio Juan Pardo. De momento.

esperanza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
esperanza dijo...

Algo de vergüenza sí que me da, pero me lo paso pipa escuchando este temita. Y la vida es corta. Este grupo, que es canadiense (pero esto no importa), tiene algunas otras cosas que quizá no merezcan avergonzarse.
Saludos, no muy avergonzados.

k dijo...

Por supuesto, era una forma de hablar :)

Daeddalus dijo...

Hay un momento Juan Pardo, Jafatron... lo hay, vamos, que yo lo tengo. No tengo por ejemplo un momento Julio Iglesias, aún... que nunca se sabe...

Pero es que yo soy muy... bueno, dejémoslo ahí...

Exlucifer dijo...

¿PUEDES LLAMAR AL MÍO TAMBIÉN?...

TE DOY EL NÚMERO: 666666666

Antígona dijo...

A mí eso me pasa casi cada mañana que suena el despertador para ir a currar, y más cuando suena a horas intempestivas. Pero nunca se me ha ocurrido ponerme música para animarme. Enchufo la radio y con ella voy despertando poco a poco y haciéndome a la idea de que no me queda más remedio que sobreponerme a la desgana y tirar pa'lante. Un día tengo que probarlo

En el coche camino al curro sí escucho música, y últimamemente suele ser Lou Reed quien me pone las pilas. En especial el disco "Transformer" me da mucha marcha, tanto que acabo pisando demasiado el acelerador :) Pero luego llego al curro y pienso: ¿Y ahora tengo que parar la música para ponerme a currar, con lo bien que se está aquí en el coche? Uff, qué pereza.

Así que ya no sé si es peor el remedio que la enfermedad :)

Un beso!

k dijo...

Exlucifer... ¿no quieres probar antes a poner un poco de música? ¿Y lo del vestido?

Antígona, eso de la radio... ¿qué es? Dios, tengo la mala costumbre de relacionarla con la Segunda Guerra Mundial... bueno, y con el fútbol los domingos por la tarde, sobre todo en el coche. Pero es cierto, eso de aparcar a la puerta del trabajo y decir... bueno, por lo menos voy a esperar a que acabe la canción antes de bajarme.