14 noviembre 2010

Un instante

Hoy, conduciendo hacia casa, pensé en sacar la cámara porque vi algo que quise poder guardar.

Yo estaba en un alto; al fondo, el sol se esforzaba en atravesar las nubes y difuminado iluminaba un embalse serpenteante entre montañas de color ámbar y fuego. Supe que ese momento en que el aire era mágico se iba a desvanecer. Y quise atraparlo en una imagen.

Pero no lo hice. No solamente porque mis manos estaban en el volante y la carretera era mala y en mi lado de la postal llovía.

También porque supe que jamás, jamás, podría transmitir con una torpe foto todo lo que esa luz me hizo sentir.

Simplemente, era mi momento. A veces, se trata solo de atrapar el presente.

Sabiendo que su fugacidad es el mejor de los regalos.

8 comentarios:

jordim dijo...

Las fotos están sobrevaloradas..

Carmela dijo...

Comprendo lo que dices de que una foto no iba a ser capaz de transmitir lo que ese instante representó para ti, hay momentos, que aparecen de repente, sin buscarlos y por alguna razón, nos inundan y simplemente nos toman; y esos momentos son solo nuestros, y seguramente si hubieras ido acompañada, no habría llegado igual a esa otra persona. Yo los llamo mis "pequeños oasis", se que suena cursi pero son momentos que me gusta recordar y guardar en un aparte, y aunque son solo para uno si llevo una cámara (suelo hacerlo en mis pequeñas escapadas de fin de semana) tiro la foto que luego guardo en una pequeña carpeta que lleva por nombre "mis cosas", y a veces me gusta volver a ella para saborear esos momentos.
Tu segundo párrafo, aunque no esté guardado en una foto, encierra en esas palabras tu momento y aunque lo que sentiste fuera solo para ti, a cualquiera que las lea, por cómo lo describes, le hace llegar la belleza que tú sentiste.
Un abrazo

jafatron dijo...

Hiciste bien. De momento ni siquiera el Iphone puede captar todo lo que una imagen nos puede llegar a transmitir. De momento...

Me gusta tu última frase, eso mismo deberíamos aplicarlo a nuestra vida.

k dijo...

Las fotos, jordim, son demasiado fáciles de hacer para lo que se consigue con ellas, o de ellas. Ahí está el problema y por eso en ciertos casos son absolutamente inútiles.

Gracias, Carmela, esa era la idea.

Jafa, tu comentario no se entiende. ¿iphone?, ¿imagen?, ¿mande? Y la verdad es que a mí la última frase me parece un espanto... :D

jafatron dijo...

No siempre nos vamos a entender ;-)
Este es un claro ejemplo de las grandes diferencias que existen a veces entre lo que uno escribe y lo que el otro capta.

Exlucifer dijo...

PERO ESO SE ACABARÁ DENTRO DE POCO...

EN CUANTO SALGA AL MERCADO EL NUEVO PRODUCTOR REVOLUCIONARIO...

EL "POKETO NO NIHON", O EN ESPAÑOL "JAPONÉS DE BOLSILLO"...

LLEVAS EN TU BOLSILLO UN JAPONÉS Y ANTE MOMENTOS INOLVIDABLES QUE DESEAS INMORTALIZAR, SALE DEL BOLSILLO CON CÁMARA DE FOTO EN RISTRE Y TE SACA UNA INSTANTÁEA....

TIENE CONEXIÓN AL IPOD, AL IPAD, AL IPOPID Y AL IPIPI...

PRÓXIMAMENTE EN SU CHARCUTERÍA DE CONFIANZA....

k dijo...

jafa, por más vueltas que le doy, imposible esta vez. O lo que pillo sigue sin tener nada que ver con lo que yo escribí (y dudo mucho que seas tú el que no me ha entendido a mí).

Exlucifer... ¿bolsillo en japonés se dice "poketo"? Qué poco japonesa es esa palabra! :D

jafatron dijo...

Quería decir que tenías razón, que jamás podrías transmitir con una foto lo que aquella luz te hizo sentir, ni siquiera haciendo la foto con un Iphone (es que últimamente el mundo a mi alrededor está muy pesao con el puñetero Iphone, y sí, que es muy bonito y hace casi de todo, casi, y yo también quiero uno, pero ya vale de evangelizar con el trasto).

Lo admito, solo yo podía entenderme esta vez.