05 septiembre 2007

M., te quiero

"Ya le digo yo, que tiene un estilo que está a medio camino entre Britney Spears y Marifé de Triana. Que un día va con unas pintas que parece el cantante de Kortatu, que solo le falta cagarse en dios, con los vaqueros a la vena y las converse de calaveras y las camisetas de anarkía, anarkía y antiglobalización, y la palestina pa rematar, y al día siguiente te la ves con una minifalda de punto y con un pompón colgando..."

"Cuando llega el invierno y te empieza a dar la pereza... y entonces te vas a Zara y ves unos zapatos monísimos, pero monísimos, monísimos, y te coges un vestido y te lo pruebas todo, sin medias ni nada, porque has ido en pantalones, y apareces enfrente del espejo con esas piernas de Macario... y te dices, va a ser que es todo precioso, pero hoy no me veo... no me veo..."

Menos mal que todavía hay gente capaz de hacerme llorar de risa.

3 comentarios:

Oyros dijo...

Teniendo amigos graciosos y con gracia, ¿quién necesita gimnasios y médicos que te quiten los puntos de las muelas del juicio o de la apendicitis?

Sí, en todos los casos acaba doliendo, pero como sarna con gusto no pica (quién diablos dijo eso? claro que pica! que seas masoca es otra historia...)

K dijo...

Teniendo amigos, ¿quién necesita psicólogos?

Oyros dijo...

¿No has oído eso de "la risa cura todos los males y viene sin receta médica"? Pues eso.