17 mayo 2007

Desvariando

Me pregunto si no será cierto que en un momento determinado pierdes el control y dejas de comportarte como dicta la lógica. El poder de la razón tal vez sea limitado. Tal vez pueda más el deseo. O la insatisfacción. O el desconocimiento de quién eres en realidad.

Por ejemplo, la sensación de querer y rechazar al mismo tiempo, el deseo y la huida. Los vislumbres de conexión que se pierden en el tiempo y se quedan como imágenes inventadas que no tienen la validez suficiente para ser consideradas recuerdos.

A veces siento que me falta muy poco para que este poco de razón me abandone. Me pregunto qué haré entonces.

Este es el momento en que las personas equilibradas toman el camino correcto. Yo sé que no hay un camino correcto para mí. Y tengo miedo, porque ese no es un motivo válido para no tomar ninguno.

El caso es que nunca llegaré a estar cómoda instalada en una mediocre felicidad. Eso lo sé.

Bueno, ya sé algo.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Iba a decir "bienvvenida al club", pero ójala cerraran ese club.
Soy más vieja y menos espabilada que tú, y desde esa atalaya te digo que "aurea mediocritas", que los romanos sabían lo que se decían. Pero eso no quiere decir que no haya que intentarlo, lo que sea.

fanshawe dijo...

Pues es mejor que no saberlo, ¿no te parece?

Gata Vagabunda dijo...

Siempre puedes hacer como yo. Analizar todas las posibilidades, razonarlas, masticarlas, saber cuáles son mejores y peores, y luego, a la hora de decidir pues... hala, por impulso. Al carallo el análisis.

(No es que me guste pero parece que soy así)

Mudito dijo...

Pues mira por donde hoy entro en el blog, y más o menos entiendo algo de lo que dices.... ¿Dónde quedaron aquellos "pmarescos" comentarios de películos cuyos títulos resultan francamente impronunciables para el resto de los mortales?....

...Éste no es el blog que recordaba...

Amiga mía desde que te conozco te veo así. Creo que tienes el síndrome de la "vagoneta", porque pareces una vagoneta de las de la montaña rusa... En fin, menos mal que a mí no me importa...

Saludos desde el continente negro.

Cuídate.

· · Yhebra · · dijo...

Hmmmmm

Me identifico contigo cuando dices que nunca estarás cómoda en una felicidad mediocre. Pero hay que seguir sobreviviendo de todos modos.

En cuanto a las decisiones, si no sabes qué camino tomar, no le preguntes a tu cerebro, sino a tu estómago. Deja de pensar por un momento y escúchate a ti misma. ¿Qué es lo que te pide el cuerpo?

K dijo...

Anónimo, yo no me siento nada espabilada. Y es verdad: hay que intentarlo. Que no sea por nosotras.

Fanshawe, mucho mejor. Siempre es mejor saber, está claro.

Gata, me temo que eso es lo que hago exactamente: pensar pa ná.

Africano, qué bien me conoces. En breve volveremos a las alturas, claro.

Yhebra, el problema es que con mis tripas no me llevo muy bien en ese aspecto, no les pillo bien los mensajes que me mandan. ¿Sabes lo que decías el otro día con respecto a tu propio cuerpo? Pues eso mismo aplicado a este caso, más o menos...

Antígona dijo...

K, creo que nadie sabe de antemano cuál es el camino correcto, el camino se descubre si acaso como correcto cuando uno ya lo ha tomado y, después de cierto tiempo, echa la vista atrás. Y seguro que hay uno para ti, si por ese uno se entiende el que te haga feliz. Es cuestión de ensayo y error. Así que no dejes de caminar.

En cuanto a la mediocre felicidad... bueno, mejor eso que una mediocre infelicidad, claro, pero nunca se debe dejar de buscar la felicidad no mediocre. La cuestión es que esa búsqueda genera sufrimiento. Sin embargo, pienso que vale la pena. La recompensa puede ser mucho mayor.

¡Un beso!

David Meyer dijo...

Podría ser peor.

Porque, si lo piensas bien, la lógica sólo hace predecibles nuestros fiascos.

La ilógica, por lo menos, nos refresca la vida. Por no hablar de otras zonas erógenas. O no.

Además, ¿quién quiere ser equilibrado? ¿?

ladydark dijo...

K. lo que tenemos que terminar encontrando es el punto de equilibrio en nuestro propio desequilibrio. No es fácil pero yo supongo que me he acostumbrado porque desconozco que es estar equilibrada, mi vida es un continuo devenir de saltos mortales, arriba-abajo, y he terminado por asumirlo.

NoSurrender dijo...

We'll ride until we fall
Well sleep in the fields
We'll sleep by the rivers
And in the morning we'll make a plan
Well if you can't make it stay hard, stay hungry, stay alive if you can
And meet me in a dream of this hard land (BS)

K dijo...

Antígona, claro que hay caminos correctos. El que eliges es el correcto, en cualquier caso, aunque te estrelles, aunque luego mires atrás y pienses cualquier otra cosa. De hecho, el que eliges es el único...

A veces la ilógica nos rompe la ventanilla del coche, David... En cualquier caso, de poco vale querer ser algo. Uno es lo que es.

Ladydark, asumirlo no significa necesariamente encontrar un punto de equilibrio, ¿no? tal como yo lo veo. Pero sí es una forma inteligente de enfocarlo, desde luego :)

Nosurrender... Sometimes mister I feel sunny and wild
Lord I love to see my baby smile
Then dark clouds come rolling by
Two faces have I

One that laughs one that cries
One says hello one says goodbye
One does things I don't understand
Makes me feel like half a man

Juan Cosaco dijo...

Es un buen síntoma. Cuando no estás cómodo con algo, lo interesante es buscar algo que te llene un poco más. Hay que probar. En eso estamos, aunque algunas cosas vas teniendo claras. Poco a poco, cada cual a su manera, los de mente inquieta van llegando a la quietud.
Salud!