03 mayo 2007

Una anécdota imbécil y su imbécil conclusión

Una vez una amiga (entonces lo era, aunque ahora la he perdido, no sé muy bien por qué) me puso en la mano una novela de Antonio Gala, que le encantaba, y me hizo leer el primer párrafo.

No me acuerdo de la novela, algo de un jardín, me parece, pero sí recuerdo que el párrafo de marras me pareció engolado, farragoso, sentimentaloide, poesioide y horriblemente vacuo. No niego que me dejo llevar muy a menudo, tal vez demasiado, por mis prejuicios. Se lo dije. No lo de los prejuicios, sino lo malo que me parecía.

Y dijo: "no entiendo cómo no te gusta; perfectamente podrías haberlo escrito tú".

Con lo cual me hundió en la miseria con todo el cariño del mundo.

Desde entonces he pensado mucho en eso: en que no escribo lo que me gustaría leer. Me gustaría poner por escrito, por ejemplo, mi sentido del humor o mi sencillez (deben de estar por ahí en alguna parte).

Pero no, qué va. Hablo de flores en el campo y del amor de la familia, por ejemplo. Cosas muy interesantes, sí. Para Paulo Coelho, si ustedes me entienden.

Ese es el motivo por el que nunca me he puesto a escribir en serio. Y lo más seguro es que el hecho de no haberme puesto a escribir en serio sea el motivo de que no encuentre mi voz. O lo que sea.

13 comentarios:

Anna dijo...

De una cosa estoy segura: si te parecieras escribiendo en el blog remotamente a Paulo Coelho contarías con una lectora menos(y un lector, hablo por mi compi también) ;-)
Quizás no se trate tanto del estilo, que es importante, por supuestísimo, como de que realmente tengas algo que decir (y del tamaño del ego, pero esto es otro cantar). Esto, el no tener nada que decir, no es algo que les importe a los escritores profesionales, a veces incluso parece que lo fomentan, pero a los aprendices sí.
Estoy segura que el día que encuentres la historia, el motivo, el pinchazo, encontrarás la forma, la tuya: sólo tendrás que dejarla salir.
Y mientras tanto, te seguiremos leyendo; yo de aprendiz me siento muy bien.

Gata Vagabunda dijo...

Esto... ¿has pensado que la apreciación de tu amiga podía ser totalmente falsa?

k dijo...

Anna, siempre lo he pensado. Pero llevo tiempo esperando (que no buscando, concedo) esa historia y no aparece... De todas formas ¡gracias por los ánimos! De verdad que ayudan.

Gata, la verdad es que no lo había pensado. Pero sí me sirvió para sacar una conclusión sobre por qué no me gusta lo que escribo, tal vez una conclusión equivocada.

ladydark dijo...

Seguro que terminas por encontrar tu voz, aunque tal vez ya la hayas encontrado, no creo que tengamos una única voz, dependerá del momento que vivamos, de nuestro estado de ánimo, de mil pequeñas cosas que nos condicionan. Hoy tienes esta voz, la que te hace contar lo que te rodea y mañana ¿quién sabe? Lo importante como decía Anna es tener algo que compartir con los demas.

desconvencida dijo...

Ya encontrarás el momento, K., sé perfectamente de lo que hablas porque por mucho que yo lea nunca me he lanzado a escribir, supongo que es debido a mi carácter demasiado perfeccionista, que me frena de hacer muchas cosas por no hacerlas medio bien,lo cual es una tontería...

En cuanto a Antonio Gala, ejem...

Jesús Jeronimo dijo...

Si te parecieses a Antonio Gala o a Coelho (o como se escriba), creo que muchos no pasaríamos por aqui con la frecuencia que lo hacemos, asi que sacate esa idea de la cabeza...

Anónimo dijo...

Sería peor parecerse a Bucay

K dijo...

Ladydark, ¿sabes ese sueño en el que eres quien quieres ser? Eso es lo que no encuentro. Dice por ahí un buen amigo que me quiere que siempre será así. Sé que tiene razón, él lo sabe bien. Si seguís viniendo, leyendo, opinando, yo sé que no voy por el peor de los caminos posibles.

Desconvencida, ese que mencionas es uno de los problemas. Soy demasiado consciente de todas las imperfecciones de los demás, más todavía de las mías propias. Así no se atreve uno a hacer nada. Tenemos que intentar ser más benévolas...

J, a sus órdenes :)

Anónimo, totalmente de acuerdo contigo. (Voy a decidir que tengo un solo comentarista llamado Anónimo; es un tipo listo. O lista.)

La interrogación dijo...

En algo me siento identificada. ¿Porqué es tan difícil escribir lo que uno quisiera?

Antígona dijo...

Pues aunque sea la primera vez que me paso por aquí creo que, por lo que he leído, no tienes nada que temer en cuanto a lo de parecerte a Gala. Vamos, que ni de casualidad. Tú escribes mucho mejor :-)

Lo de encontrar la propia voz creo que es un proceso que dura toda la vida. Y diría que sólo se encuentra escribiendo. Así que sigue buscando!

DetrasDelEspejo dijo...

Paulo Coelho tambien ha escrito de prostitutas y dementes...

Y como lei mas arriba, peor seria parecerse a Bucay.

Saludos

billywild dijo...

Supongo que se hace camino al andar.
Desde mi perspectiva de observador/lector, creo que sí hay un estilo, reconozco a una persona detrás de esas palabras y eso es más que suficiente. Parecerse a Paulo Coelho, o quién sea, no lleva a ningún lado si no eres tú quien vive en esas letras. A todos nos gustaría tener un estilo ideal, pero imagino que sólo unos pocos consiguen alcanzarlo.

Esceptico dijo...

No se te ocurra coger un libro de poemas de Gala.

A uno le quedan pegadas las manos a él, como a un tarro pringado de miel.