21 mayo 2007

Horas y horas

Estoy leyendo en la Off-Off Crítica el comentario sobre Zodiac, la última de David Fincher. Esta mañana he leído en el periódico un comentario que se deshacía en elogios que me dio ganas de verla, pero no es bueno fiarse de una sola opinión, y menos aún si esta es entusiasta y apasionada (yo no me fío nada de la pasión); en este portal de crítica libre suelen ser bastante expeditivos en sus comentarios, además de que suelo estar de acuerdo con ellos y me parecen gente muy de fiar cuando no estás muy segura de en qué sala gastarte las pelas.

Da lo mismo lo que dicen sobre la película, en cuanto a sus virtudes o defectos cinematográficos. No la ponen tan por las nubes como Miguel Anxo Fernández o como se llame el crítico de La Voz, exactamente tal como yo esperaba.

(¿Les he dicho que no he visto Seven? En fin.)

Lo que me da por pensar es esta frase (copio): "Unido además a sus casi tres horas de duración, por momentos se vuelve tediosa."

Tres horas. Otra vez. Anoche estuve viendo en dvd Arizona baby (y dejamos aparte la originalidad española en la adaptación de títulos) y ¡lo flipé cuando acabó al cabo de una hora y veintinueve minutos!

Han conseguido que lo que debería ser norma parezca excepcional. Una buena historia contada en el tiempo que necesita. Ni un minuto más. Un milagro.

Pues tenía ganas de ver Zodiac, pero se me están quitando.

El señor Joe Gillis lo dice muchísimo mejor que yo. Lean algo escrito bien y con ganas, hagan el favor.

Que yo últimamente tengo la inspiración por los putos suelos.

7 comentarios:

Gata Vagabunda dijo...

Uf. No te haces una idea de CUÁNTO valoro la concisión en el cine. De los clásicos habría que aprender muchos, en los primeros diez minutos de película ya te habían contado un montón de cosas. Ahora se echan unos rollos de campeonato simplemente para ubicarte. No digamos para terminar.

(Por cierto, Miguel Anxo es un flipado de ciertos directores, es verdad, pero cuando le has tomado la vara de medir ya sabes por dónde van los tiros. Además es un tipo simpático.)

Otis B. Driftwood dijo...

Gracias por la referencia, guapisima. Me reafirmo en lo que digo sobre la duración de los filmes, aunque seamos justos: hay películas que son mucho más largas de esa hora y media pero que están tan bien hechas que se te pasa el tiempo volando. Nuestro recurrente "El Padrino", por poner un clásico moderno, que no es ya que cada parte alrededor de dos horas y media... es que cuando acaba una, si tenemos tiempo enganchamos la otra en el dvd inmediatamente y nos parece que se hacen cortísimas.

El problema ahora es que se hacen los "director's cut" ya en origen, sin esperar a una edición en dvd para los más frikis. Se da tanto poder al director que se le olvidan los principios básicos para vender una peli en el cine, y las productoras ya parece que apenas meten la tijera, mientras tengan dentro estrellas que vendan y justifiquen el gasto. El resultado son pestiños de casi tres horas.
Y encima de Fincher... no he conseguido ver una peli de él que me guste. Con "Seven" no te pierdes nada, te lo aseguro, es previsible hasta la pura vergüenza. "El Club de la Lucha" me pareció bastante aburrida, pero bueno, tenía cosas buenas, entre ellas a Edward Norton. De "Alien al cubo" aguanté veinte minutos, más o menos. Una que no estaba mal, para ser justos, era "La habitación del pánico", pero alarga y enreda demasiado el final, y también se vuelve previsible...

En fin, que me niego a ver "Zodiac", leñe, que no se queda más conmigo :-)

Sorry for the brick, K.

Anna dijo...

Esperaremos a que recobres la inspiración (yo es que prefiero leerte a ti, ;-)

K dijo...

Gata, a mí me pasa igual. Eso de los diez minutos es totalmente cierto. Ahora se tiran media hora presentando situaciones y aburriendo soberanamente al personal. Y una hora cerrándolas y matando de tedio...

Otis, my dear, i love your bricks and you know it... que tengamos que venir ahora desde la vieja europa a llorar por la figura del productor todopoderoso que tenía como única meta en la vida llegar al espectador, darle lo que quería, convirtiéndose así en la pesadilla de guionistas y directores... vivir para ver... pero así es... abajo el ego! abajo el artista! abajo el divismo!

Huy. Qué a gusto me he quedao...

Anna, no sabes lo que te pierdes! Pero gracias :)

Antígona dijo...

Estoy de acuerdo con Otis, tres horas pueden ser un tostón, o por el contrario el tiempo justo para narrar lo que se quiere. Claro que es verdad que hoy día se tiende a abusar de la paciencia del espectador, y sin que la historia justifique tanta dilatación.

De todos modos este tipo de cine no me va mucho, así que no me arriesgo a lo de las tres horas. Cuestión de economía. Si me pierdo algo bueno, pues qué se le va a hacer.

En cuanto a la inspiración, ya volverá, mujer, sin agobiarse :-)

K dijo...

Yo también estoy de acuerdo con Otis. El Padrino es perfecta, y con ella, algunas películas más. Hay historias que sí necesitan dos horas y media o tres. Pero Infiltrados, no, El hundimiento, tampoco, y esto por nombrar solo dos tostones que recuerdo así a bote pronto...

Lo de la inspiración es cíclico, como casi todo... lo sé, lo sé...

fanshawe dijo...

Peli vista.

Merece la pena.

No digo más.