07 febrero 2008

Los usuarios decidimos qué es "servicio público"

Cuando a un spot publicitario se le concede la "exención de cómputo", este spot no es considerado "publicidad" a efectos de tiempo de emisión. El anuncio se ofrece por parte de las cadenas de forma gratuita por tratarse de un servicio "público o de carácter benéfico". De su emisión no debe "derivarse beneficio económico para los intermediarios".

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio no ha concedido la exención de cómputo a este anuncio porque considera que no se trata de un servicio público y que el spot se pasa al ámbito, más resbaladizo, de la publicidad política. Dice el Ministerio en su nota de prensa que el anuncio "atribuye la violación de derechos humanos a líderes políticos internacionales".

El Ministerio, en su nota de prensa, juega con la idea de que la exención de cómputo no puede concederse ni rechazarse hasta que efectivamente una cadena de televisión emita el spot de forma gratuita. Después es cuando viene lo que Amnistía Internacional denomina sanción. No he leído la ley ni tengo tiempo de hacerlo, pero creo que ninguno dice toda la verdad.

Bueno. Yo no tengo muchas ideas políticas o, si las tengo, por lo general me las guardo para mí. Pero viendo este anuncio yo no veo esta atribución de violación de derechos humanos a nadie. Ahí no se acusa a nadie. Si acaso, se juega con sobreentendidos y, sobre todo, difícil cuestión, se utiliza el complejo arte de la ironía. No hace falta ser muy listo para entender la mayoría de las ironías, pero muchas veces es mucho más fácil hacerse el tonto y a otra cosa.

Muchas veces no estoy de acuerdo con los procedimientos de Amnistía Internacional, creo que a veces bordean de forma preocupante el fanatismo y el fundamentalismo que atacan. Saben aprovechar muy bien los mecanismos de propaganda que utilizan los partidos políticos, la credulidad de la gente, la falta de tiempo o la pereza para ahondar en la información y el conocimiento. Estoy de acuerdo más con sus fines que con sus medios.

Pero creo firmemente en la libertad de expresión. Por eso os dejo aquí el anuncio. Para que juzguéis vosotros mismos.

La explicación de Amnistía Internacional.

La nota de prensa del Ministerio.


4 comentarios:

Antígona dijo...

Asunto espinoso, querida K. No es mi intención ponerme del lado de Amnistía Internacional, precisamente por las razones que tú misma señalas. Pero entiendo que no es posible luchar por el respeto a los derechos humanos sin denunciar concretamente cuándo dejan de respetarse. Toda proclama abstracta en pos de su cumplimiento es vacía e ineficiente.

Sin embargo, comprendo también que el gobierno, como todos, no esté dispuesto a contribuir a la creación de un conflicto diplomático con los países cuyos mandatarios aparecen en el anuncio.

El gobierno vela simplemente por sus intereses, que, como todos sabemos, no coinciden exactamente con la defensa a ultranza de los derechos humanos.

Que pasen estas cosas sólo pone de manifiesto cuáles son las prioridades políticas. Y me parece bien e incluso necesario que la sociedad civil proteste contra el ejercicio político cuando contempla sus perversiones. Otra cosa es que el conflicto entre ambos sea resoluble. Pero no está mal que de cuando en cuando salga a la luz.

¡Un beso!

Oyros dijo...

Ojalá que con esta noticia consigan hacerse un poco de publicidad de la llamada vírica. De esa manera ganarían los dos. Por una lado, el gobierno no tendría que mojarse. Por otro, AI conseguiría su publicidad sin gastarse dinero.

Lástima que no todo sea siempre tan bonito, ¿verdad?

NoSurrender dijo...

Yo en cambio, simpatizo con Amnistía Internacional. Conozco gente que ha estado muy metida en la asociación. Y, por eso mismo, me parecería un escándalo que su publicidad no fuera considerada política. Porque creo que AI es una organización absolutamente política. Una de las pocas que aún hace Política de verdad, y no mercadeo de palabrería templada para burgueses con intereses comerciales . Y les jode. Claro :)

Pero ¿desde cuándo la Acción Política debe ser regulada por el Ministerio de Comercio? Ese es el problema ¿no crees?

Jesús Jeronimo dijo...

Yo soy activista de AI y os aseguro que hay muchos mecanismos para garantizar que lo que se alude en sus informes son hechos veraces y contrastables.

Ojalá se hiciese mas caso a AI.