02 febrero 2008

Imagen

He soltado un comentario en un blog nuevo, es decir, en un sito donde nunca había comentado antes. Dejo mi firma y pienso que probablemente a través del enlace de ese comentario entrará alguien a mirar aquí (lo que suele ser la razón de que no comente nunca en ningún sitio desconocido, de hecho). Y entonces me doy cuenta de que lo último que he escrito, es decir, lo primero que leerá cualquier incauto que se arrime a este agujero será esa cosa infecta titulada (para justificar lo injustificable) Desvarío. Es muy feo esto de pedir disculpas por lo que uno ha escrito, o por lo que uno es, pero lo cierto es que tenemos que cuidar nuestra imagen. Es importante la primera impresión, supongo.

Así que he pensado, joder, ¡tengo que escribir algo que hable un poco mejor de mí! (Sobre todo porque no vaya a ser que venga V y me pille así, en bragas... por lo menos un aperitivo antes, no sé.)

Pues eso. Yo tenía un amigo que escribía canciones. Bueno, el amigo lo sigo teniendo, como los ojos del Guadiana, más o menos, pero ahí estamos. Me parece que lo de hacer canciones lo tiene un poco abandonado, pero a cambio consiguió una parte de uno de sus sueños, que es más de lo que podemos decir la mayoría.

(Pisha, si llegas aquí, no me arranques la cabellera. Y no me pidas derechos de autor.)

Esta canción fue escrita, quién sabe, tal vez en ese maldito 1998 que digo que no puedo recordar. Así es como yo me sentía. Lo que no sé es si él lo sabía o si lo inventó.

boomp3.com

11 comentarios:

Mangamoncio dijo...

Hija mía, no subestimes tus textos así, válgame Dios. "Desvarío" no habla nada mal de ti. Habla de ti, a secas. Y a mí, personalmente, me gusta más leer a una K que se plantea los misterios de la existencia, que le da vueltas a las cosas, que grita y llora mientras se enfrenta a los dioses sobre un cerro, puño en alto, que a una K perfecta, que vive en un mundo perfecto y que transmite un perfecto aburrimiento.

Vamos, que sigas escribiendo como hasta ahora. Lo que te salga de los ovarios, lo que sientas en ese momento. Eso sí, intenta acabar con el sufrimiento (si lo padeces), que no trae nada bueno.

Humberto Acciarressi dijo...

Amiga K: soy, precisamente, alguien que llega por primera vez a esta bitácora. Lo de cuidar la imagen, es ciertamente relativo. Especialmente si uno está acostumbrado a las lecturas. De cualquier forma, lo que he leído de tu blog me parece interesante. Y naturalmente no será la última vez que venga. De hecho, ya mismo te linkeo desde el mío. Quien te dice, entre desvaríos e imágenes para posibles visitantes, está el justo medio de la mejor materia. Un cariño.

K dijo...

La idea no es "subestimarme", Mangamoncio, sino no asustar a la concurrencia... tal vez me equivoque, pero pienso que si yo entro en un sitio cuyo primer texto es algo como eso, no vuelvo más. De verdad. No es lo mismo que leerlo cuando ya conoces las otras facetas de la persona que escribe. Todos podemos tener (y tenemos) días así, de idas de olla, eso está claro. También es cierto lo que dice después Humberto, que si uno está "acostumbrado a las lecturas" (buena expresión, eh?) puede leer un texto como ese así, descontextualizado y pensar sin más que un día es un día. Pero bueno, me dio pudor, más que nada. En cualquier caso descuida, que seguiré escribiendo como me vaya saliendo. Al fin y al cabo, somos cuatro gatos... nunca entenderé por qué sois tantos los que venís habitualmente. Gracias.

Humberto, bienvenido y gracias por tu enlace y por tus palabras. Te leo.

Mangamoncio dijo...

Cuatro gatos y un mono... ;oP

NoSurrender dijo...

yo tengo un amigo que entró en mi página cuando hablaba yo de Joyce y enlacé este blog tuyo. Bien, el tipo se fue directamente al post en que hablabas de Huston y me comentaba ayer, mientras comíamos, que le habías emocionado.

Ya ves, ¡a veces los visitantes tenemos criterio! ;)

K dijo...

Siempre se cuenta con tener lectores con criterio, es una de las fantasías que obligan a escribir, supongo.

Emocionar una vez a cualquiera de sus amigos es para mí un honor, lagarto.

Exlucifer dijo...

LAS PRIMERAS IMPRESIONES SUELEN SER LAS ACERTADAS.

A QUIEN NO LE GUSTE LO QUE VE, QUE CAMBIE DE PÁGINA WEB.

TAMPOCO ES TAN GRAVE, DIGO YO!!!

Hugo Izarra dijo...

Dejar un comentario en un blog ajeno es como dejar un rastro de migas de pan en un parque.

PS. Y Vladimir lo sabía, por supuesto.

K dijo...

Supongo, Lucifer, que mi problema (uno de ellos) es que siempre intento caer bien. Grave, grave, no es. Pero tampoco tiene arreglo :)

Hugo, a veces también dejamos migas sin darnos cuenta. Y sí, seguramente lo sabía, claro.

Jesús Jeronimo dijo...

Yo voto por el pasar de todo. Si entra alguien al blog y se encuentra algo que no le gusta y no vuelve....pues que se le va a hacer, no?

No siempre he pensado asi, pero creo que es la mejor manera de plantearlo..

K dijo...

En general pienso así, J, pero a veces deseas impresionar a la gente que te impresiona a ti. Y supongo que eso mismo te provoca una ansiedad que hace que la cagues completamente, de paso. En fin, complejidades del alma humana...