23 octubre 2010

Out of everywhere

Es una sensación que tienes a veces.

Ayer un reciente conocido lo comentaba. Decía que en una reunión se había aburrido mucho. Habían salido con los amigos de su novia en otra ciudad. Pero no eran amigos, solo tenían una cosa en común: eran opositores de una determinada rama de la docencia. Y dijo, este brillante tipo, algo interesante: "estaban todos solos, y se sentaban juntos pero no abandonaban su soledad". Qué gran constatación.

Así me sentí yo anoche, un poco, por momentos. Era culpa mía, de nadie más. Me sentía fuera de las conversaciones hasta un punto autista, raro en mí. La otra persona terminaba de hablar y se suponía que era mi turno de decir algo y a mí solo se me ocurría: "Ahá..." o "Esas cosas pasan..." Y no tenía nada que añadir. Los que me conocéis sabéis que esto no me define. La de anoche no era yo.

Éramos cinco. Las conversaciones se dividían en dos grupos, de dos y tres, cuyos miembros iban variando. Yo lo único que intentaba era no estar nunca en el de dos. Qué absurdo.

La cosa es que estoy segura de que nadie se dio cuenta. Estoy segura de que todo el mundo pensó qué chica más maja, etcétera, igual que siempre. Pero no. No era igual que siempre.

10 comentarios:

troyana dijo...

A mí también me pasa K, y lo peor es que en ocasiones,incluso me pasa con gente que conozco desde hace tiempo.Me pasó el sábado pasado,en una librería-cafetería,la conversación era amena,eramos tres y nada,no había manera de quitarme esa sensación extraña que acabas de describir.
saludos!

k dijo...

Qué sensación más mala fue. Espero que no se repita.

Antígona dijo...

Bueno, K, yo es que creo que no siempre estamos en el talante adecuado para socializar, y sin embargo, no nos damos cuenta de antemano y sólo lo descubrimos una vez estamos ya metidos en harina.

¿Por qué? Ni idea. Pero al menos en mi experiencia es así: a veces, ocasionalmente, no soy capaz ni tengo ganas ningunas de comunicarme con mis semejantes. Y tampoco me parece tan grave :)

Ahora, creo que la compañía influye mucho mucho. Hay gente que es capaz de sacar lo mejor de mí misma, incluso si no me siento muy dispuesta a socializar, y otra que me produce una profunda apatía y aburrimiento. Y cuando esa experiencia de apatía y aburrimiento se repite un par o tres de veces con la misma gente -de manera que ya puedo concluir que el aburrimiento no ha sido sólo cosa de mi estado de ánimo- entonces, sencillamente, opto por alejarme. Asumo, sin más, que no todo el mundo es capaz de motivarme a salir de mi caparazón, incluso aunque no entienda por qué.

En fin, supongo que somos complicados.

¡Un beso!

Exlucifer dijo...

1º.- CON ESA SENSACIÓN A LA QUE TE REFIERES ME GANO LA VIDA. SI SUPISES LA CANTIDAD DE OCASIONES EN QUE ME PASA A MÍ AL CABO DEL DÍA!!!!!.

2º.- BUENO, PUES PARA QUE SIGAS CON LA RACHA DE AUTISMO SEVERO TE INDICO QUE ESTAREMOS POR LA TIERRA DE LA CENTOLLA Y LA GAITA DESDE EL 26 DE DICIEMBRE AL 8 DE ENERO.

PAA QUE LO TENGA EN CUENTA Y , EN SU CASO, EN CONSIDERACIÓN, A LOS EFECTOS OPORTUNOS.

ATTE.

SALUDOS DESDE EL AVERNO.

Daeddalus dijo...

Supongo que eso nos pasa a todos en determinados momentos, y que no depende desde luego de la compañía, o tal vez sí, sino de nosotros. Y no creo que sea grave siempre y cuando no se convierta en rutina. Habrá momentos en los que simplemente necesitamos estar con nosotros mismos.

k dijo...

Es cierto eso que dices, Antígona. No siempre las personas con las que estás ayudan a que te sientas más en sintonía con todo: con el mundo, con la conversación, con uno mismo. Esta gente era nueva, así que veremos si era cosa mía o simplemente de la química que se crea entre ese grupo y yo. No sería tan grave, en cualquier caso. Y sí. Somos complicados.

ExLucifer, me alegra saberlo. Ya organizo una excursión para después de año nuevo entonces :)

Daeddalus, realmente no lo sé. A veces me pasa con mis amigos de siempre y otras veces no es cosa mía, sino de la conexión con la gente, como le acabo de decir a Antígona. En este caso no sé a qué se debió, porque eran gente con la que apenas he cruzado unas palabras antes de ahora. Lo que es cierto, ciertísimo, es que últimamente gasto demasiado tiempo conmigo misma. Lo necesite o no, llega un momento en que es malo. Simplemente es malo.

guille dijo...

Estar fisicamente en un sitio y la cabeza que se latgue (por su cuenta) a otro.

Si, me ha pasado. (a) Porque habia un tema (o una persona) que me tenia sorbido el seso o (b) porque me era absolutamente indiferente el tema (o la persona) que estaba conmigo.

Muy habil en no quedarte en el grupo de dos. Los ahas serian sospechosos (jejeje).

k dijo...

No sé, Guille (y bienvenido), la verdad es que ninguna de tus opciones me encaja para aquella noche. No es que no tenga cosas en que pensar, pero ninguna de ellas me obsesionaba en esos momentos. Y lo otro, pues tampoco. Gente maja, agradable, interesante, pero yo con la cabeza fuera de allí. En el limbo, más o menos...

NoSurrender dijo...

yo no vivo el momento más socializado de mi vida, así que te entiendo muy bien en esto. Bueno, siempre te entiendo muy bien.

Mi coletilla favorita cuando no tengo nada que decir y "me toca" es "qué le vamos a hacer"

Besos y cerveza!

k dijo...

Siempre me entiendes bien, sí. A ver si socializamos un poco, carajo! (juntos, digo)