06 marzo 2007

Acentos

Soy una maniática de la ortografía. Suelo revisar escrupulosamente mis textos a la caza de erratas. También controlo la gramática, la sintaxis, el uso de la puntuación, de la acentuación y de la pertinencia de los términos.

Por lo general no publico nada sin haberlo releído antes al menos tres veces. Si reescribo, re-reviso.

Lo hago en las cartas, en los faxes, en los posts del blog, en los comentarios de otros blogs, en el messenger, en los mensajes del móvil, en las listas de la compra, si me descuido.

Me jode en lo más vivo descubrir que algo se ha publicado sin remedio con una coma mal puesta, un fallo de sintaxis tonto (como una falta de coordinación entre el nombre y el adjetivo, por ejemplo).

El caso es que tengo muchas manías con eso. Detecto los fallos en los escritos de los demás de forma automática, involuntaria (desde que tenía diez años o tal vez desde antes, seguramente es tarde para cambiar).

En el cole. Yo tenía ocho o nueve años. Me gustaba un niño de mi clase. Se llamaba Roberto y todavía lo reconozo cuando le veo de paseo con su mujer y su bebé. Un día llegué a casa e informé a mi madre: "Ya no me gusta Roberto". "¿Por qué?", preguntó ella. Y yo contesté: "Esta mañana don Alejandro lo ha sacado a la pizarra y ha escrito Agua con hache".

Esa siempre ha sido razón suficiente.

En una sesión de cibersexo: el tipo con el que hablo me dice algo sobre "envestir". La poca libido acumulada se cae en pedazos y se pierde por el gran sumidero de internet. En mi vida me habían embestido con tan poca fuerza. Me digo: "nunca máis".

Y esta mañana empiezo durante el desayuno El pintor de batallas, de Arturo Pérez Reverte. En dos ocasiones veo sendos pronombres sin acento (un "este" y un "esa", digamos). Me extraña mucho, muchísimo, que este señor se equivoque. La primera vez le echo la culpa a la edición (aunque es la buena). La segunda ya me mosqueo. Así que me voy a la sección "Consultas lingüísticas" de la página de la Rae (para una persona como yo, ese lugar se parece al paraíso) y veo en la parte dedicada a "Preguntas frecuentes" que los pronombres no se acentúan.

Debacle. ¿A mi edad tengo que acostumbrarme a no poner acento a éstas? Y lo haré. Porque antes muerta que cometer una falta de ortografía a sabiendas.

3 comentarios:

Teresa, la de la ventana dijo...

No tenía ni idea. También yo tendré que acostumbrarme a olvidarme los acentos en los pronombres.
Nunca te acostarás sin saber una cosa más.

K dijo...

Nos costará trabajo, sí. Pero bueno, supongo que hemos afrontado cambios más difíciles...

Gracias por hablar.

billywild dijo...

No tenía ni idea. Ahora mismo reviso el Manual del Español Urgente y voy a la RAE. Yo en el tema de Internet peco de no revisar por las prisas y demás, y cuando vuelvo a leer un mensaje donde tengo faltas de ortografía no veas que cabreos me entran.