18 abril 2007

Bloqueos jilipollas

Tengo que hacer una programación y una unidad didáctica para presentarlas en el próximo proceso de "concurso-oposición". Lo de la unidad didáctica, de hecho, es un puto chollo porque, a diferencia de los procesos anteriores, los interinos pueden librarse de algo muy malo que pasaba antes en la llamada "segunda parte" del examen, a la que, por cierto, no podías acceder sin antes aprobar la "primera parte" (cosa que ahora tampoco sucede y puedes hacerlo todo sin que te eliminen ni nada); eso tan malo es lo que los opositores de toda la vida denominan "encerrona", que suena tan aterrador como debía de serlo, según dicen. La "encerrona" era una cosa muy angustiosa. Tú, después de haber estudiado como un cabrón y haber aprobado el examen (donde, para más información inútil, se sacaban dos bolas y el opositor elegía el tema del que más y mejor podía hablar… y ahora van a ser cinco para gente que, como yo, tiene más de 50 temas para preparar), tenías que ir al sitio, sacar otras dos bolas correspondientes a un número que no recuerdo de unidades didácticas que tenías que llevar previamente preparadas (si son las mismas que ahora, 15), encerrarte un buen rato a pensar (y el encierro, por lo que me han contado, era literal, con llave y todo) y luego salir a explicar la unidad didáctica en cuestión. Para los que nunca han opositado a maestros o profesores, aclararé que la "unidad didáctica" es, mayormente, un tema de los que les das a los alumnos. Con sus "objetivos", sus "contenidos", sus "actividades" y sus "criterios de evaluación". Bueno, pues, como iba diciendo, ahora los interinos no tienen que hacer eso. Se han inventado una cuchufleta opositoril especial para ellos (nosotros) y pueden (podemos) preparar solo una unidad didáctica, la que ellos (nosotros) quieran (queramos, en fin), y mandarla a una comisión que no tiene nada que ver con el tribunal de la oposición; esta comisión elabora un informe (que, según tengo entendido, es un cuestionario con cuadraditos donde dice "sí" y "no"); este informe se envía al tribunal en cuestión para que allí sea valorado. ¿Que cómo lo van a valorar? Ah, ni idea. De cero a diez, dice en la convocatoria. No preguntéis más, que sois muy cansinos.

Bueno. Como introducción no está mal. Ojalá pudiera hacer una introducción tan buena para mi programación y para mi unidad didáctica. Porque de eso va el post de hoy, aunque no lo parezca. Con toda la facilidad que tengo para darle a la tecla, con toda la autoestima que me rodea como un aura (no hay más que leerme para darse cuenta), con todo lo que he trabajado este último año, con todas las facilidades que se nos dan a los interinos para aprobar con la gorra, con todo y con eso, no soy capaz de sentarme a elaborar una programación y una unidad didáctica. Por supuesto, he reprimido las ganas de poner "puta" antes de programación y antes de unidad didáctica.

Me pregunto por qué (yeah, I wonder why) me está costando tanto una cosa tan chorra y tan chuminera. De qué tengo miedo, me pregunto, si total ya sé que pese a todas esas (jodías) facilidades, la voy a cagar con todo el equipo y me da igual. Bueno, no me da igual pero estoy hecha a la idea, que más o menos es lo mismo. Y además, por muy mal que lo haga, me valdría con tal de tener algo, algo, lo que sea, whatever. Pues no tengo respuesta para tan trascendental pregunta, para variar. No sé hacerlo, no sé afrontarlo, no sé cómo se hace, no sé, no sé, no sé.

Me siento aquí y soy incapaz de poner, por ejemplo, en una hoja de word en blanco la (puta) palabra "INTRODUCCIÓN". Ya ves tú, con lo poco que cuesta. Qué va. Abro word, coloco los dedos en las teclas y escribo: " Tengo que hacer una programación y una unidad didáctica…"

2 comentarios:

NoSurrender dijo...

¿Puedo decirlo yo? ¿puedo decirlo yo? ¿sí? ¿sí?

¡¡la puta programación!!

¡¡la puta unidad didáctica!!

Bueno, por lo que yo recuerdo vagamente de tiempos prehistóricos en los que andaba yo con una opositora a profesora de filosofía, esa era la parte menos exigente y más formal. Muy estándar de cualquier academia ¿conoces a alguien que esté en una de esas academias para opositores? copy/paste, vamos...

K dijo...

Uno de los puntos a favor es la originalidad... o al menos eso espero. Creo que es lo único que voy a poder aportar...