19 abril 2007

Cine aburrido

Uf. Vengo de ver El buen pastor y creo que habría ganado (tiempo, dinero y neuronas) quedándome en casa a redactar la (…) programación...

Me he aburrido como hacía tiempo no me aburría. No soporto a Matt Damon. No soporto a Angelina.

Lo iba a dejar aquí, pero tengo ganas de seguir. Y a partir de aquí es spoiler. Si tenéis pensado ir a verla, no sigáis leyendo.

Demasiado larga, eso para empezar. Ay qué coñazo para la información que dan.

Creo que intenta darle un aire romántico, o quizás hacernos creer que el protagonista tiene sentimientos, metiendo una historia como de amor que, por cierto, deja colgada, retoma y vuelve a dejar colgada como si fuera la toalla de la ducha. Sí, ya sé que la idea es dotarla de simbolismo, pero es un simbolismo cojo e impotente.

Matt Damon interpreta un personaje incomprensible que renuncia a todos sus ideales y a todas sus buenas intenciones uno por uno a lo largo de toda la película, pero sin moraleja de ningún tipo. Y no es que me gusten las moralejas, pero sí me gusta que me dejen sacar conclusiones; aquí es imposible sacar nada que no sean bostezos. En la decisión final estás esperando que sea coherente por una vez y por lo menos anteponga su patria y esas cosas a todo lo demás, pero no, qué va, un rato antes nos ha dicho que todo lo hace por su hijo, cosa que no hemos visto ni por un segundo en los largos (muy largos) minutos (es decir, horas) de metraje previos. Y el hijo. Del hijo mejor no digo nada. Hacía tiempo que no veía un personaje más insulso y más desdibujado en una pantalla. Hasta el hijo de Rocky Balboa tiene más enjundia.

Yo siempre les digo a mis alumnos que hay dos tipos de películas: de personajes y de acción. Es una chorrada que me inventé, pero he visto que funciona. Casablanca, por ejemplo, es de acción. No sé si me explico.

Bueno, pues esta película no es ni de personajes ni de acción. A los personajes no los entiendes, y no los entiendes porque no tienen personalidad. Las acciones tampoco las entiendes porque, como acabo de leer aquí (y si lo hubiera leído antes otro gallo me cantaría) se pasan toda la peli hablando como en una especie de clave casposa que además te da igual como espectador. Sabes que en general en las pelis de espías no te enteras de gran cosa sobre lo que espían, con lo que en ese sentido no pides entender mucho. Pero una cosa es "no entender mucho" y otra muy distinta es "eso".

Lo más flipante, aparte del tratamiento del tiempo (incluso tenemos un flashback dentro del flashback ), es una secuencia en la que el prota descubre que un secundario (trama perfectamente obviable en general salvo para darnos una larga y gruesa pincelada de media hora sobre la pérdida de sentimientos, como si alguna vez los hubiera tenido, del protagonista) es un mentiroso y un impostor (huelga decir que el espectador lo sabe desde el principio, que para ser la CIA se la dan con queso de un modo lamentable). Hay una especie de montaje paralelo presente / pasado donde no sabes cuál es el presente y cuál es el pasado, y qué hace ahí el prota en cualquiera de los dos casos. Porque, si uno es jefe, no es currito. Si eres el que manda espiar no te vas a romperle los libros a la gente a ver cómo han escondido el pasaporte auténtico, por ejemplo. No sé. Bueno, esto no es lo más flipante, pero a mí me ha dejado patidifusa.

O sea, un rollo. Un tostón en todo el amplio sentido del término. Además, y acabo como empecé, dura tres horas menos cuarto, lo que es decir toda una vida, que por cierto parece no pasar por el rostro del inexpresivo protagonista. En algún momento le debió de vender su alma al diablo y yo estaba pensando en otra cosa.

6 comentarios:

desconvencida dijo...

Coincido, K... demasiado larga, historia algo enrevesada, y se entiende que el personaje de Damon sea algo inexpresivo, pero al final acabas pensando que es un cyborg o un replicante (bueno, no,un replicante hubiera tenido más sentimientos que él, en fin). El personaje de Angelina es tannn tópico que mejor no hablar de él.

K dijo...

Menos mal... me sentía malísima haciendo una crítica tan destructiva. Sí. Lo tópico del personaje de Jolie es precisamente el motivo por el que ni la nombro. Ya me aburría de los sapos y culebras :) (que era el otro título posible del post...)

Otis B. Driftwood dijo...

Qué dices, si las críticas destructivas son las más jugosas. Estoy pensando en poner alguna otra vez en la Remington, a ver si suben las visitas, que me estoy ablandando :-D

K dijo...

Pues de estas podría hacer cientos. Habría que mirar de sacarle punta a nuestro lado perverso. Suele ser más ingenioso, más divertido y la mayor parte de las veces, más verdad...

Hágalo, hágalo... deme ese gusto.

Además, tengo ganas de no estar de acuerdo con usted y darle caña. Me pregunto si será posible.

Gata Vagabunda dijo...

Así da gusto, sin pelos en la lengua.

Bueno, yo tendré que confesar que me gustó y tal. Inexplicablemente. Ah, y estoy de acuerdo en que no se entiende la mitad de lo que cuentan.

Gata Vagabunda dijo...

(Anotación pedante: no es tan raro el flashback dentro del flashback, ¿no te parece? algunas veneradísimas pelis clásicas los tienen)