17 abril 2008

Y menuda mierda

Lo sacas un poco para fuera y resulta que no, que todo es mentira otra vez. Ya te sabes de memoria la cantinela, los porqués, todas las chorradas.

Y no, en realidad lo único que pasa, lo único cierto, es que todo es mentira y por eso no funcionan bien los mecanismos. Ni se trata de engrasarlos ni de ponerlos en marcha. Es que lo que debería ser un motor está de adorno. Y contra eso, poco que hacer. Seguir. Estudiar un poco, por ejemplo.

Lees un poema precioso de Miguel Hernández y te parece ñoño a morir. Va a ser, te dices, que no estás enamorada. Otra vez.

Y te da un poco de mal rollo porque otra vez te empieza a dar por pensar que te tienes que ir de aquí, como si hubiera un adónde cojones que pudiera servir para algo. Siempre has sabido que huir no soluciona nada porque el tocapelotas, la sombra, se va contigo, enganchado a las ruedas de la maleta, o no sé dónde coño se engancha que nunca ha habido manera de darle esquinazo.

Lo que te da rabia es pensar que esto no se arregla, que pasa el tiempo y no se arregla, que parece que las cosas van bien, rulando, más o menos ordenadas y limpias, pero en realidad no, vayámonos al tópico una vez más y digamos que si levantas la alfombra la polvareda es descomunal.

Solo que ahora la levantas cada vez menos. Total, para qué.

9 comentarios:

Gata Vagabunda dijo...

Bueno ("bueno", dicho a la gallega). Te diré que algunos, en sus "huídas" físicas, han llegado a reinventarse. Y otros a resucitar, casi literalmente.

Mangamoncio dijo...

Yo creo que las huidas no sirven para nada si el problema lo llevamos dentro. He tenido muchas veces ganas de salir corriendo, de cambiar de país, de empezar de cero; pero entonces me daba cuenta de que no era una solución fiable porque, fuese donde fuese, la raíz de mi insatisfacción iba a seguir ahí.

Hace unos días leí que sentirse insatisfecho ante la vida es una buena señal: significa que ahí detrás hay una intuición inteligente de que somos más de lo que creemos ser, y de que la vida es mucho más de lo que pensamos. Sólo hay que intentar acabar con nuestras propias resistencias a crecer (y no hablo de inmadurez).

Oyros dijo...

Tiremos de tópico: la felicidad no es hacer lo que te gusta, sino disfrutar con lo que haces.

Tópico 2 (copiando a Mangamoncio): la felicidad no está ahí fuera, sino dentro de tí

Tópico 3: si todos los días fueras feliz no podrías disfrutar de la felicidad.

Lamento tanta obviedad. Ya cojo yo la roca.

Anónimo dijo...

"rulando" típicamente galego.


D. Morgan

jafatron dijo...

Mmm... que ese "Total, para qué" no metiera este post directamente en "Preguntas retóricas" ya dice mucho. Y que esté en el "todo a cien" también habla por si solo.

En fin, deberías sentirte afortunada de tener las cosas claras. Los hay que se esfuerzan en ignorar toda la mierda bajo la alfombra y así les va. Tú por lo menos sabes lo que hay debajo, aunque no la levantes o la levantes poco. Eso siempre tiene solución, aunque no con un motor de pega.
Quizá disecciono demasiado tus palabras, no?

jafatron dijo...

Casi se me olvida. Johnny Cash, seguimos esperando.

k dijo...

Not me, Gata, fijo, vamos. Aunque nunca se sabe. Total.

Mangamoncio: "Solo hay que intentar acabar con nuestras propias resistencias a crecer"... no te jode. Hazlo tú si puedes :p

Oyros, me has hecho reír. Gracias.

D. Morgan, da gusto saber que se puede contar con usted.

Jafatron, tienes un ojo clínico que asusta, y no lo digo solo por el comentario. Y a tu pregunta, no. Lo que pasa es que lees. No tan común.

Y Johnny Cash vendrá pronto, pronto. Que sepas que eres el único que no lo había olvidado.

Mangamoncio dijo...

Lo intento, K, lo intento. Pero nadie dijo que fuera fácil. En el fondo, nos gusta revolcarnos en nuestra desgracia. Es como si pasarlas putas (y me refiero a esa sensación de que algo falla, de que ya llegará nuestro momento) fuera parte importantísima de nuestra identidad, y tenemos miedo de que nos arrebaten eso y dejemos de ser nosotros mismos. Error fatal. Vivimos pensando en un momento futuro mejor, y el futuro no existe. Todo está en el presente, en el Ahora. No hay más.

Oyros dijo...

Siempre un placer :)