09 febrero 2007

La nuit

Por primera vez en muchos años, hoy he venido a trabajar habiendo dormido una hora escasa. Estoy viva y es bastante por el momento.

Mucha lluvia, poco frío, muchas copas, bastantes risas, algunos bailes.

Gente mayor fingiendo ser otra cosa, fingiendo, sobre todo, que no ha pasado el tiempo. Fingiendo, por ejemplo, no estar casados, no tener niños, no haber superado un cierto tiempo, unas ciertas costumbres.

Profesores casi borrachos cruzándose con sus alumnos y hablando de las clases del día siguiente en un ambiente con olor a cannabis quemado y a tabaco.

Mucha alegría. Sobre todo, muchas ganas de sentir alegría, seguramente de recuperar un tiempo que no te resignas a haber dejado pasar. Flirteo inocente, tan inocente como entonces, tan exento de verdaderas trabas y, por supuesto, de verdaderos objetivos.

Es probable, se me ocurre, que se flirtee ahora mucho más que entonces, porque ahora no te juegas nada, siempre puedes terminar hablando de tu mujer o enseñando casualmente la foto de tu hijo casi recién nacido y así escapar del miedo a que te digan que no, como siempre.

Es curioso ese juego de adultos, jugar a ser niños otra vez. Todos hemos visto lo contrario, niños jugando a haber crecido. Pero los adultos también jugamos. Bailamos con hombres que no son el nuestro y les sonreimos con promesas que no cumpliremos y recibimos sonrisas a cambio y una caricia casual en la espalda que no llegará a nada y por eso es tan agradable.

Pintada en el baño unisex con patada en la puerta, ese agujero inconfundible a diez centímetros del suelo en el último local, que también cerramos:

"Me cago en Chanquete".

7 comentarios:

escipion dijo...

Una vez escuchey además oí una frase al respecto que creo que refleja fielmente el paso del tiempo y sobre todo, de la vida. Decía algo así:

"Uno se hace mayor cuanto tu ídolo es más joven que tú"

Los años nos han trasladado de emitir alabanzas y cánticos a favor de Gordillo a elogiar las canastas de un pibito llamado Gasol...

¡Qué vida ésta!!!!!!!


África Ceibe!!!!

NoSurrender dijo...

Sí, supongo que llega un momento en que todo es un mero juego. Patético para algunos, surrealista para otros, e inocente para la mayoría. Me conformo con no estar en el primer grupo :)

El otro día te dije lo de "vaya post" porque me pareció muy bueno. Muy bueno, k. Claro que sí :)

k dijo...

A mí nadie me pareció patético. Todos lo pasamos bien (si no, ¿quién se queda hasta las seis teniendo que levantarse a las ocho?).

Gracias por lo del post del otro día. Como siempre, lo que había en mi cabeza era mejor, o eso creo. Pero el camino hasta los dedos es inescrutable :)

Jesús Jeronimo dijo...

Yo también he vivido noches así, no muchas ya, hace mucho que no salgo hasta tarde antes de trabajar....pero me identifico mucho con lo que cuentas del flirteo...es lo que sucede a partir de una determinada edad...

Gata Vagabunda dijo...

Sobre lo del flirteo no sé... cada vez los humanos me recuerdan más a los documentales de la National Geographic, últimamente cuando por la noche observo a la gente comportarse tengo la sensación de mirar a una manada de ñús, jirafas, o tigres bengalíes

Interpretaciones gatunas mías aparte, precioso post.

k dijo...

Jo, J, eso así dicho, "una determinada edad", me hace sentir tan vieja... Pero sí que es cierto. Se pierde la necesidad de que pase algo y así es más fácil poner ojitos y divertirse frívolamente...

Gracias, gata. Yo lo tengo comprobado: observar a la gente puede ser muy malo para la diversión. Yo procuro hacerlo lo menos posible. Aunque a veces me pueden las viejas costumbres :)

c. dijo...

agudísimo, ciertísimo todo. me ha encantado :)