12 enero 2007

El tercer hombre o la redención

Hoy he vuelto a ver El tercer hombre con los alumnos. Es curioso cómo las buenas películas se dejan ver dos veces en cuatro días sin problemas. De hecho, creo que es bueno verlas porque se ven cosas nuevas. Yo las he visto esta mañana.

Me he fijado en la mirada que intercambian Harry y Holly, ésa de la que dije el otro día que era "ambigua". Hoy pienso que no lo es tanto. Las preguntas que me hice ayer me las he contestado hoy.

(Ojalá fuese siempre así.)

Harry está malherido y llega a la salida, donde no hay nadie esperando. Podría escapar. Pero sabe que está rodeado (la persecución en las alcantarillas es más bien una encerrona, qué bien conseguida está la sensación de angustia y de causa perdida). Sabe que, aunque escape, le cogerán antes o después, tal como comenta en algún momento el mayor Calloway. Así que decide no seguir adelante; nos lo dicen sus manos agarradas a la tapa de hierro. Mira a su amigo, que le apunta con la pistola. Le mira muy fijo, esa mirada tiene miedo y conciencia, tiene una súplica. Y asiente con la cabeza mientras le sigue mirando. Le da permiso para dispararle.

De este modo, ambos se redimen. Harry Lime se rinde en su huída (¿a través de los ojos de su amigo se hace él mismo consciente de lo que ha hecho?) y se resigna al final que tal vez merece (y que tal vez desea: en su conversación en la noria, dice "los muertos están mejor que nosotros"); Holly Martins hace lo más difícil, que es ser coherente con su traición y su amistad y acaba con el sufrimiento de los dos.

Mejor no la vuelvo a ver, porque a este paso termino haciendo una tesis doctoral.

5 comentarios:

desconvencida dijo...

Tengo curiosidad, ¿qué pensaron tus alumnos de la película? Yo en el colegio no tenía profesoras que me pusieran cine clásico :)

K dijo...

Pues estaré en condiciones de contestarte la semana que viene: la peli duró unos diez minutos más que la clase, que acababa a las tres de la tarde, se fueron rápido, pero les he mandado hacer un comentario de la película. Por lo pronto, uno se durmió. Pero dos o tres me preguntaron si era posible alquilarla y me pidieron que se la grabara. Así que las expectativas son buenas. Cuando les dije "al verla otra vez se sacan más cosas", uno de ellos dijo "¿más?", lo que también interpreté como una buena señal. A ver...

Gata Vagabunda dijo...

En el instituto sólo me pusieron una película: "El pequeño salvaje", de Truffaut. Cuando pienso en la cantidad de temas que podrían haberse ayudado de una buena proyección, me tiro de los pelos. Aunque por fortuna, las he ido descubriendo con el paso de los años.

billywild dijo...

Qué bueno lo de poner películas clásicas en tu clase. Así se aprende mejor, seguro. Por cierto, si no te has leído el pequeño libro de Graham Green que inspiró la película, te lo recomiendo ya mismo. "El tercer hombre" es, por así decirlo, el guión de la película. Es un librito, con un lenguaje sencillo ya pensado para el cine, que podría estar muy bien para tus alumnos. Peli y libro juntos. El libro hace justicia a la peli, o viceversa.

k dijo...

Bueno, se trata de que aprendan sobre eso, precisamente. La asignatura (qué suerte tengo) se llama Medios Audiovisuales.

billywild, me has dado una muy buena idea para este trimestre. Les pongo a hacer un guión, tienen cámaras para grabar y ordenadores para editar y preguntan "¿no vamos a hacer nada más?"... pues en fin... ¿queréis más? tomad más.

heheh