03 enero 2007

Planes


"Apagar la tele", escribo en la lista de propósitos para el año que empieza. Lo escribo mientras veo la tele. Veo Anatomía de Grey, un episodio que ya he visto antes (dos veces) mientras pienso que en adelante sólo veré House. Y no la apago.

Así que pienso: "¿cuándo empiezo?". El año ya ha gastado un par de días, de modo que debería apagar la tele.

Esto ¿qué significa?, ¿qué augura? Pues es sencillo: probablemente no cumpliré ninguno de los propósitos.

Bueno. Por eso nunca hasta hoy había hecho una lista. Al fin y al cabo, no soy tan distinta del resto del conjunto.

(Hasta he hecho una lista de propósitos para el nuevo año.)

Soy esas dos personas: la que quiere hacer las cosas y la que no las hace; la que cuando se viste por la mañana duda entre botas de caminar y botas de tacón y se arrepiente en cualquier caso de la decisión; la que puede y la que no quiere; la guapa y la lista; la que sabe que no saldrá bien y la que sigue caminando sin mirar hacia los lados; la que quiere hacer un blog especial y la que escribe esto.

Y lo malo. Lo malo es saber que podría cumplirlos si quisiera.

Pd: ninguno de ellos es "dejar de fumar".

Pd2 (me encantaba hacer esto en las cartas): feliz año a toda la gente que ha entrado estos días a ver si había algo; gracias.

2 comentarios:

desconvencida dijo...

Feliz año K...

Las listas de buenos propósitos para el año nuevo son entretenidas (tanto como es incumplirlas inevitablemente a continuación), dicen tanto de, como tú dices, aquellas cosas que podríamos hacer si quisiéramos...

k dijo...

No sé... yo, siendo muy sincera, diré que siempre he pensado que las listas de propósitos (especialmente las de buenos propósitos) son una chorrada. Sabemos de sobra que no los vamos a cumplir y sólo sirven para sentirnos más culpables o algo así.

Te lo juro, si me hubiera dado cuenta de que estaba haciendo una, habría parado de inmediato.

Luego ya fue tarde...